jueves, 3 de enero de 2019

Ellas lo saben, y si no, se lo pones en bandeja

          Como bien dijo nuestra queridísssima y admirada Gerita, en su blog "Desesperadamente Loquita", en un excelente post reciente, como a los que tantos otros nos tiene acostumbradas, que seguro recordaréis, titulado: "Sissy Evolution: Ellas lo saben corazón", relata perfectamente, hasta el más mínimo detalle, las situaciones en las que por más intentes hacerte el machito delante de ellas, al final caerás en su trampa, rindiéndote, confesando que eres toda una mariquita, aunque ellas ya lo sabían mucho antes, de todas todas.
           Pues bien, antes de la famosa frase con la que Gerita dicta: "Ellas lo saben corazón", somos nosotras las que damos pie a ello, para que empiecen a dudar de tu hombría y de tus dotes masculinas, con innumerables ejemplos de la vida cotidiana, estando tomando un café, saliendo de fiesta o en una simple conversación con ellas, LAS MUJERES, sean de la edad que sean, dotadas de un sexto sentido, a les que por mucho que nos queramos parecer a ellas, nunca llegaremos a ese grado de intuición femenina. Casos, en los que la mayoría una ni se da cuenta y otros casos en los que pasado cierto tiempo denotas que se te ha soltado la pluma de forma totalmente natural, que una vez que recapacitas en casa lo sucedido piensas... "tierra trágame". Y si no que se lo digan a Juan, bueno... le llamaban Juan, jiji.
 
             Os voy a contar algo que le sucedió a un chico "especial" llamado Juan. Hace tiempo, con unas compañeras del trabajo; imaginaros lo típico del whatsapp, la red social por excelencia, en la que sin darte cuenta te van metiendo en un montón de grupos del whatsapp, que si uno para quedar para una comida, que si otro de la familia, que si otro de la primitiva, que si otro de los amigos de toda la vida... etc etc.
             En uno de los muchos grupos que se crean, metieron a Juan en uno, en la que la gran mayoría eran compañeras del trabajo, algún que otro compañero despistao y el. En ese grupo se hablaba de lo que se habla en la mayoría, publicando memes graciosos y algún que otro chiste, como es normal; pero claro, como la mayoría son mujeres, pues una dice... mirad que zapatos más monos he visto en tal tienda, que si otra dice... que bien te queda esa falda, me tienes que decir donde te la has comprado, que si otra pone una foto de sus uñas, recién hecha la manicura, con un color y un brillo fantástico, claro, todas en el grupo como locas diciendo lo bonitas que le habían quedado... etc etc.
             Imaginaros a Juan, siempre tan modosito, en medio de ese chat, mordiéndose la lengua, no pudiendo decir ni palabra por el "qué dirán". Hasta que llega el día en el que explotó y empezó a relucir su vena mari, no es como el resto de compañeros, por mucho que quiera aparentar, él es especial, es un encanto de persona, estoy segura que al final acabará sucumbiendo ante tantas maravillas femeninas!!
          Y estuve en lo cierto, os explico, resulta que una de las compañeras publicó una foto suya, con un nuevo peinado, cambiando su look totalmente, era de esas chicas que siempre la ves con el mismo peinado años y años, cuando de repente la ves espectacular con un flequillo y unas mechas indias que la rejuveneció de forma espectacular; Juan no salía de su asombro, estaba totalmente fascinado, sentía como el corazón se le salía del pecho de la excitación, mucho más que las compañeras del grupo, todas ellas como locas, diciendo lo guapa que estaba y lo bien que le quedaba el peinado; Juan también gritaba como loca, pero interiormente, lo más que llegó a decir fue: "Qué guapa"
           Ellas no paraban de decir lo guapa y lo bien que le quedaba el peinado, hasta que Juan, que se encontraba tomando unas cervezas, se iba poniendo a tono, aburrido el, de oír lo de siempre cuando se reúne de fiesta con los amigos, pues él, en su mundo, empezó a chatear a la vez que ellas, acabando las frases como medio en broma, para que no sospecharan de el. Pero claro, puedes soltar algo sin que piensen nada raro, pero es que no acabó ahí... sino que Juan se soltó la melena y sus frases fueron las siguientes: "El flequillo y las mechas te quedan genial", "llama mucho la atención el flequillo, realza tus ojos, tu mirada", "tienes un maquillaje impecable", "unos labios rojo pasión", "el peinado enaltece tu figura", "suelto o recogido, puedes parecer una Tigresa o una Lolita"... etc etc.
       Qué sofocón el que se llevó Juan... cuando se las iba encontrando por el trabajo, semanas y semanas con la cara colorada, acabaron llamándola "Juanita Carmesí", para que contaros más, os podéis hacer una idea.

     P,D: A quién de nosotras no le ha pasado algo parecido, eh?? jiji.
         
              Besitosss corazonesss
   

3 comentarios:

  1. Así es cariño, imposible a veces esconder la evidencia.

    ResponderEliminar
  2. Jaja!! Gracias de nuevo por la cita amor, yo todavia recuerdo una vez cuando me salio un "esta muy mona" referente a una chica que acababa de marcharse delante de otras dos. Pude notar como se cruzaron las miradas y hubo un silencio sepulcral. Rapidamente cambie de tema claro jiji...pero desde entonces...Muaccs!!

    ResponderEliminar
  3. Desde hace rato, entraste a mi cuerpo y me estás haciebdo dudar de mi maaculinidad, ni en mi mente sinl en mi cuerpo. No sé qué queres hacer para ser tan mona como tu

    ResponderEliminar