jueves, 6 de marzo de 2014

Las maravillas de ser una sissy

       Creo que no hay dudas si decimos que ser una sissy es algo que nos encanta y nos apasiona, digamos que no hay nada comparable y tan bonito como ser unos nenes afeminados o muy afeminados. Hoy os quiero hablar de las maravillas y las ventajas de ser una sissy.


   Unas de las principales razones es que llega un momento en la vida que te sientes orgullosa de ser marica, pero no una mariquita más, sino que te sientes muy muy afeminada, que por el hecho de no haber nacido mujer no vas a dejar de ser más o menos femenina si es que lo sientes así, que un coño no hace a una mujer, todo está en la cabeza y es así como te sientes.
   Que de repente dejas salir todo lo que has guardado durante tanto tiempo y te sientes llena de feminidad,  tus gestos y tus acciones son completamente amaneradas, esa es la actitud que de verdad sientes.
    Una no debe de sentirse avergonzada si de verdad te sientes así, ya que ahí afuera hay un mundo lleno de posibilidades para sentirte a gusto contigo misma.
     Un punto importante en nuestro mundo es el maravilloso mundo del maquillaje, es algo que a todas nos apasiona, y si algo te gusta tanto pues qué mejor que poder disfrutas de esas sesiones maravillosas tirándote horas y horas delante del tocador, probándote todo tipo de pintalabios, bases de maquillaje, todo tipo de rimmel...

        No se si os pasará a vosotras, pero cada vez que tengo ocasión de una larga sesión de maquillaje, me pongo muy ansiosa y empiezo a sacar todo tipo de pinturas, pintalabios, brochitas, máscaras de pestañas, pinceles y lo dejo todo perdido (como la de la foto), pero al cabo de un rato, después de ese subidón una empieza tranquilzarse.
    Otro punto importante es que una vez que lo asumes sabes que con esa cosita que nos cuelga no hay nada que hacer, no sabemos usarla y que queda de maravilla escondidita entre las braguitas, y ahí es cuando descubres el maravilloso de la ropa interior femenina, que es algo que es tan bonita y delicada que uff... yo lo considero y una de las cosas más bonita que exiten en el mundo, de vital importancia y que sin ellas no podríamos vivir.

         Ya desde pequeñas nos quedamos embobadas al ver esos cajones llenos de sujetadores y de braguitas, que ansiabas el momento de poder probarte uno, y una vez que lo haces sabes que no lo vas a olvidar en la vida, la primera vez que te pones una braguitas o la primera vez que te pones un sujetador... ya no os quiero contar la vez que tienes la oportunidad de ponerte las dos prendas a la vez!! Creo que eso merecería un post aparte, queridas amigas.
    Bueno... os he hablado de las cosas más básicas del por qué es tan bonito de ser así de estupendas, de lo lindo que es ser una sissy, sólo con unos breves ejemplos sobre lo que es el maquillaje y la lencería femenina de importante para nosotras, que no tiene que ser sólo exclusivo para mujeres, sino también para "nenes" que sienten y actúan como ellas, como las diosas que ellas son.
     No va con nosotras eso de satisfacer plenamente a la mujer, no nos importa nada, es más, nos gusta ser así con ellas, nos hemos quitado la careta y no tenemos ningún reparo en adorarlas como ellas se merecen y satisfacerlas de una forma más intima y ser como si dijéramos su confidente y su criada.

   Besitossssss  

6 comentarios:

  1. Merce, aunque no lo creas, una sissy puede satisfacernos en toda plenitud, a veces mucho más que el mas viril de los hombres. Lo lindo de los hombres es que acceden facilmente a ser compartidos con una sissy tan femenina como tú las describes maravillosamente.

    besos de rouge

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bonito lo que has dicho cariño mio, nosotras (las sissies) tenemos una forma peculiar de pasarlo super bien con vosotras y viceversa. De los hombres pues que te voy a contar que tu no sepas...
      Gracias por tan linda respuesta. Te quiero muacssssss

      Eliminar
  2. Quien no recuerda esa primera vez que uso un delicioso pintalabios? Y no hablo de cuando uno es chico-a y aun no es conciente de lo que está haciendo. Habló de esa primera vez en que una se mira en el espejo y sabe muy a conciencia que eso que va a hacer no es nada varonil, pero lo desea tanto...uffff. besitos cari.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que buena respuesta, esa primera vez a la que te refieres nunca se olvida y es verdad cuando piensas que eso que haces no es para chicos... y que notas que eso es lo que realmente quieres.
      Besoss mi amor

      Eliminar
  3. Hola, eliminé mi comentario anterior por no parecerme adecuado, estoy empezando a vivir en rosa y me fascina, me encantaría recibir consejos de como acelerar mi feminización, por ahora no estoy conforme con mi aspecto y modales, quiero cada día ser más parecida a esas hermosas diosas que nos ayudan a liberarnos de la horrible virilidad, un beso para todas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Edmundo, es un todo un placer conocerte y muchas gracias por haber dejado un comentario.
      Me encanta eso que dices que has dejado atrás esa horrible masculinidad y has empezado a vivir y sentir tu lado "rosa", la verdad creo que siempre ha estado ahí, pero siempre aletargado, pero una vez que lo sacas a relucir es maravilloso, bienvenida a mi blog y nuestro mágico mundo rosa y sissy.
      Un bessso enorme querida amiga

      Eliminar